El Salón De Los Héroes

Imágenes del Holocausto - Primera Parte: El Despertar De Los Caidos y La Historia De La Fuente Del Sol

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Imágenes del Holocausto - Primera Parte: El Despertar De Los Caidos y La Historia De La Fuente Del Sol

Mensaje por Garmotel y Crios el Dom Dic 23, 2012 5:26 pm

Crios: -¡Listo! ¡Esta hecho el hechizo! Los fantasmas y los cadáveres de estos muertos son la mejor inversión que podrías haber hecho a tu ejército, mi querido Garmotel, a mi ejercito mejor dicho… insignificante humano, levanta tus manos y deja que tus ojos admiren la maravilla de la resurrección… ¡Jijijiji Jajaja!-

Garmotel: -Si, mi señor Crios-

Crios: -Alguna vez este fue el antiguo reino de Dulkir, pequeño Garmotel, los elfos vivían aquí, atrapados en sus libros y sus experimentos, sus investigaciones prohibidas, hasta que un día… la magia que ellos poseían desapareció sin previo aviso; sus mentes enloquecieron y desataron la furia de los espíritus de la tierra que no tardaron en cobrar venganza, destruyendo la ciudad con la misma magia que ellos había custodiado celosamente… ¿Quieres saber que es lo que paso en aquella época?-

Garmotel: -Si, mi señor Crios, deseo saberlo-

Crios: -Esta bien…

De cadáveres resucitados y espíritus malignos, sombras tenebrosas que moran en la niebla por los caminos que los hombres transitan; bestias insaciables que buscan la vida y el alma con insistencia notable, atados únicamente al deseo de la gula por el aliento que ya no tienen. La ciénega de los lamentos ofrece una basta gama de aberraciones y criaturas proscritas por los dioses, mayormente vivas y con rostros élficos podridos, corrompidos por la podredumbre y la hechicería de los nigromantes que quisieron levantar a los muertos.

Pobres tontos…

Los elfos son ingeniosos, son ellos quienes han predicho miles de catástrofes y también han sido ellos que han decidido alterar un poco el destino del mundo, evitando las guerras, dejando que los mortales se encarguen de decidir la suerte de la tierra media, mientras ellos se retiran a estudiar la magia y reclamar para ellos el conocimiento que, según ellos dicen, les es concedido como derecho natural por los poderes de la tierra. La arrogancia fue la que mato a la ciudad élfica que alguna vez vivió en esta zona…

Eran los días de La Fuente Del Sol, la magia fluía a través de los reinos a partir del flujo continuo de las aguas de dicho monumento, hecho para honrar la memoria del linaje de guerreros más poderoso en todo el continente… El Clan MacGabrian. Nómadas fieros que recorrían los países llevando la paz y la justicia a quienes lo necesitaran, a la orden de la espada, la lanza, el puño de hierro y el estandarte con el escudo de siervo que representaba al clan. El reino de La Fuente Del Sol fue el regalo de los gigantes para estos combatientes semi desnudos que ayudaron a detener las fuerzas de los orcos y los muertos vivientes en innumerables ocasiones.

Los nómadas se volvieron ciudadanos, y la herencia guerrera comenzó a perderse entre los vicios del alcohol barato, el dinero y el ansia de poder que comenzaron a experimentar estos longevos humanos, la ciudad que antes había sido blanca y llena de vida, de verde, de canciones y de risas… se veía amenazada por el nuevo estilo de vida que los gigantes, inconscientemente, llevaron a aquellos hombres puros y vulnerables espiritualmente.

Fue entonces que la guerra sin tregua cayó sobre los gigantes, que a pesar de sus enormes tamaños y sus técnicas de batalla, no pudieron compararse con las fuerzas de choque de los MacGabrian, que reclamaban la corrupción de su vida y de su mundo por el arte de la domesticación monetaria; héroes que alguna vez levantaron su lanza e hicieron temblar la tierra, ahora no podían ni recordar su propio nombre, olvidados en las calles por sus propios compatriotas.

Pero no los culpes… ellos no conocían la derrota, no eran perfectos y no sabían como mejorar sus propias vidas, la competitividad siempre existió entre ellos, antes como barbaros, lanzado rocas a distancias increíbles; ahora como aristócratas, peleándose por las migajas de la mesa del rey Jarkko… todo era caos y guerra, pero siempre hay alguien que salva la situación, para mi mala suerte… tenia que ser un maldito paladín. Oh si, porque los había, estas bestias evolucionaron rápido gracias a esa misma ambición.

Su nombre era Angus MacGabrian, heredero al trono y uno de los 12 paladines de la orden del León Dorado, que habían servido al rey con lealtad hasta que él perdió la cordura. Fueron ellos quienes detuvieron la guerra contra los gigantes y quienes también, desterraron a los mismos a tierras desconocidas, lugar del que solo unos pocos… tal vez con los tres dedos de mi mano podría contarlos y me sobrarían dos dedos… … ¡Jijijiji Jajaja!... bueno, solo uno podría saberlo, pero es demasiado fuerte, aun para mi.

Ellos desaparecieron… y los MacGabrian nombraron a Angus como su rey, tras la muerte de Jarkko… la gloria volvió a su reino hasta que… todos los reyes mueren, ya sea por la espada o la vejez… y él no pudo escapar a dicho destino. Pero pasa algo curioso, porque cuando el rey murió, su castillo, sus hijos, sus tesoros y todos sus guerreros, con excepción de algunos generales… desaparecieron… de los que quedaron, solo ha quedado uno con vida y es el actual regente de Laitblani, es hacía allá a donde nos dirigimos Garmomel … ¡Jijijiji Jajaja!

Terminare lo que Káel el despiadado no pudo hacer… acabar con la casa de guerreros que Angus creo para defender la tierra media, después de eso el mundo sera nuestro, bien… en realidad sera mio … ¡Jijijiji Jajaja!


Garmotel: -Solo es un hombre mi señor ¿Por qué habríamos de preocuparnos por él?-

Crios: -Ese no es asunto tuyo… y déjame continuar ¡Lepero!
Cuando la Fuente del Sol desapareció de su ubicación habitual, todos los reinos dejaron de recibir esa magia, y fueron los elfos de Dulkir quienes se aprovecharon mas de ella, adaptándola a su vida diaria, incluso la devoraban en festines… cuando no hubo mas, bueno… creo que debemos hacer algo de trabajo comunitario y borrar a esos gigantes del mapa, han causado ya bastantes destrozos en su ansia de bien que… ¡Aghh! Me resulta abominable, marcharemos contra ellos y luego en contra de Laitblani… tengo una sorpresa especial aguardando por ser descubierta

¡Mantén abiertos tus ojos! ¡Porque el caos que pudieron hacer 100 gigantes, no se compara con lo que pueden hacer 10,000 Muertos Vivientes!

Dirigelos… llevalos a la costa…


Garmotel: -Si, mi señor Crios-
avatar
Garmotel y Crios

Cantidad de envíos : 2

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.