El Salón De Los Héroes

Una tormenta en el horizonte

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una tormenta en el horizonte

Mensaje por Invitado el Miér Ene 16, 2013 2:35 am

El día iba ya declinando cuando el señor de Laitblani llegó galopando a la fortaleza. El invierno había llegado y un cielo gris cubría ahora las extensas llanuras de Melaf-Din, cuyo color rojo se había convertido en un purpura intenso tras el otoño. Las nuevas noticias que había recibido aunadas a la información que el mismo lograra conseguir en los meses pasados habían dejado claro algo: el tiempo de esperar y calcular se había agotado. Los temores de que las antiguas amenazas pudiesen volver eran ciertas y ahora debía tomar medidas antes de los enemigos estuvieran sobre ellos.

Ese era el motivo por el que se encontraba ahí. Si los vientos de la guerra habían de traer la tormenta sobre los reinos libres, y Laitblani parecía ser el principal objetivo, necesitaba reunir a sus mejores hombres. Y en aquel puesto fronterizo esperaba encontrar a uno de ellos.

-Mi señor Ishag, tenemos noticias de las tierras salvajes, al parecer...

-Lo se Drunel, ¿En dónde está el mariscal?

-Está arriba mi señor, iré en seguida por él.

-No hace falta, yo mismo subiré. Encárgate de Shidag.

Terminó el Lord dejando las riendas de su montura en la mano del guardia. Era normal encontrar a Andagor en su habitación en la parte alta de la fortificación revisando mapas e informes de los guardias de los límites del reino. Cómo mariscal de la frontera su trabajo era asegurarse de que aquellos territorios fueran seguros, y de que ninguna amenaza los tomara por sorpresa.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tormenta en el horizonte

Mensaje por Invitado el Miér Ene 16, 2013 7:57 pm

Los vientos atacaban con fuerza la habitación del Mariscal aquella tarde, la tormenta había llegado al reino con los ecos del enemigo proponiendo muerte y destrucción.
Andagor se esforzó por sentir miedo. Sin duda su corazón latía con violencia, le corría el sudor frío por la nuca y la sensación fría le llegaba hasta los huesos, sin embargo, euforia era lo que inundaba su ser.
Su gran amigo y señor de Laiblani Ishag había hablado de los días por venir y Andagor los había esperado desde entonces, Ishag jamas se equivocaba.
Mientras pensaba en ello, Andagor revolvía los planos de la ciudad buscando las mejores opciones para la gente, lo que mas le importaba es que la gente saliera de la ciudad mientras él y los valientes caballeros del rey plantaban la cara al enemigo. Anhelaba aquel momento, el enemigo se había llevado el sol de aquellas tierras y Andagor no podía esperar por traerlo de vuelta.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tormenta en el horizonte

Mensaje por Invitado el Jue Ene 17, 2013 10:45 pm

-Veo que has comenzado con los preparativos

Dijo Ishag al entrar en la habitación. Los planos revueltos en la mesa demostraban la premura que el mariscal tenía por preparar la defensa del lugar e incluso la del castillo de Laitblani. Sin embargo, y a pesar de que aún tenían tiempo, las cosas parecían ir demasiado mal. Al parecer las espadas no serían suficiente para ganar esta guerra.

-Pero... Creo que deberías sentarte y escuchar unos minutos lo que tengo que decirte. Y, creo que tal vez aún tengas algo de tiempo para compartir algo de vino con un viejo amigo.

Termino el Lord, extendiéndole una mano al mariscal, mientras ponía sobre la mesa una botella de vino que había traído desde el castillo. Una vieja deuda que justo alcanzó a recordar antes de partir.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tormenta en el horizonte

Mensaje por Invitado el Vie Ene 18, 2013 1:13 am

- Reconosco ese vino - dijo el Mariscal con tono animado - Debe ser este un buen día... o uno muy malo. Esta vez déjame servir a mi como lo dictan las normas.

Andagor en verdad se encontraba animado, no sabia por donde empezar, habían pasado muchos días desde la ultima vez que vio a su buen amigo y al mismo tiempo estaba el peligro que se acercaba.

- Estoy preparado para lo que viene - dijo Andagor, mientras llenaba dos copas con el vino - Si lo contenemos aquí, la gente de Laitblani no conocerá al enemigo. Seguirán tranquilos sabiendo que el rey y sus hombres están aquí y defienden el reino - entonces ofreció la copa a Ishag.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tormenta en el horizonte

Mensaje por Invitado el Vie Ene 18, 2013 2:13 am

-Lo sé-Dijo el Lord mientras tomaba la copa y agradecía a su amigo mediante un gesto con la cabeza- y saber que tu estas al frente de las tropas en este lugar es una de las cosas que me dejan dormir... Cuando encuentro donde- Agrego con una sonrisa. Andagor parecía estar de muy buen humor realmente, cosa que, por otro lado, tampoco lo sorprendía. A lo largo de sus viajes había conocido muchos hombres que solo se sentían en casa en el corazón de la batalla más sangrienta, hombres que sentían su corazón inflamarse con el clamor de las armas chocando y los tambores de guerra retumbando, pero, había conocido muy pocos hombres que, como él mismo, no solo amaran luchar, sino que, además, lo hicieran por defender un ideal. Aquel que le extendió la copa de vino con una luz encendida en los ojos era un de esos hombres. Sin embargo, los días que se avecinaban se adivinaban oscuros. Las noticias que había recibido estaban más allá de sus propios cálculos. Él, el que siempre estaba calculando, él que nunca consideraba que las precauciones fueran demasiadas, no había alcanzado a prever un futuro tan oscuro. Podía ser que estuviera exagerando en sus preocupaciones y las cosas aun pudieran salvarse por las armas, o podía ser que las cosas realmente fueran tan malas que hubieran escapado a sus predicciones. Esperaba con toda su fe que fuera lo primero, pero sabía que lo segundo era lo más probable.

-Pero, por otro lado, puede que las cosas sean peores de lo que habíamos esperado-Le dijo al Mariscal, levantándose y dejando la copa en la mesa.- Supongo que estas enterado de que, además del ejercito de Orcos que se dirije hacia acá, un contingente de trolles ha salido de los pantanos en busca de venganza por la muerte de su Rey, cosa de la cual soy directamente responsable,-añadió, no sin un poco de satisfacción en su voz- Sin embargo viejo amigo, me temo que esas no son ni de cerca las malas noticias. Pryderi, el archimago de fuego del reino, que como sabrás se ha retirado un tiempo bajo mis ordenes a la torre de fuego, me ha enviado noticias sobre un rumor que se ha extendido en las tierras tropicales. Rumores sobre... Sobre gigantes.-Dijo esto con un tono que no dejaba lugar a dudas sobre su preocupación.- Y... Acompañando estos rumores, me envió...- y de entre sus cosas sacó un envoltorio. Al abrirlo quedó claro de que se trataba. Un dedo descarnado que se movía como si de un vivo se tratara. La cara de estupefacción del Mariscal dejo claro que comprendía la magnitud del asunto.- Al parecer nuestro viejo enemigo ha vuelto. Los necrófagos se han levantado una vez más de la tumba y, esta vez, el nigromante que los lidera parece tener buenos motivos para confiar en su victoria.-

Terminó su frase con la mirada puesta en su interlocutor. Esperaba realmente que le tuviera alguna buena noticia aunque, con lo que acababa de decirle, era poco probable que aún quedara alguna.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tormenta en el horizonte

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 19, 2013 1:44 pm

Pasaron varios segundos antes de que Andagor pudiera decir una sola palabra, la excitación se transformo en un segundo en una fuerte preocupación por sus hombres en la linea defensiva y por la gente del reino que vivía feliz ignorando los problemas de la frontera.
- Despache mensajeros al sur hace un par de semanas, deberían volver en pocos días con refuerzos, entre mercenarios deseosos de una buena batalla y guerreros leales que ahora tienen una vida tranquila ... esperaba no necesitar su apoyo - involuntariamente, su tono se había vuelto mas serio, mas acorde a la gravedad de la situación - No sé nada de nigromantes Ishag, no tengo manera de medir la gravedad del problema salvo por la preocupación en tus ojos; pero sabes que trolls, orcos e incluso gigantes son comensales de mi acero, te dejo los no muertos a ti, a menos que pueda ser mas útil a tu lado - Entonces sirvió mas vino a su amigo y la sonrisa volvió al rostro de Andagor - Deja tu preocupación un poco mi querido amigo y permite que tu mente piense sin presiones, jamas nos ha fallado tu astucia, confío plenamente en la profundidad de tus resoluciones y puedes confiar también en la fuerza de nuestra gente.-

Sin mas que decir, levanto su copa para brindar con su amigo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tormenta en el horizonte

Mensaje por Invitado el Lun Ene 21, 2013 1:56 pm

-Bien, al menos parece que estas listo para hacer frente a lo que sea-Dijo Ishag, tras brindar con su amigo- y realmente será necesario que lo hagas. El primer golpe será aquí, y no podemos permitir que logren su objetivo. Sin embargo, el ejercito de los muertos atacará el centro del reino directamente y eso nos pone en serios problemas pues, si dividimos los ejércitos estaremos haciendo justo lo que ellos desean.

El Lord se detuvo y tras unos instantes preguntó

-El ejercito orco estará aquí antes de la próxima luna ¿Con cuantos hombres esperas contar para entonces?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tormenta en el horizonte

Mensaje por Invitado el Lun Ene 21, 2013 4:55 pm

quieen vaaaa se oyo el grito del vigia de la puerta mientras ariez llegaba a la fortaleza, vengo a ver al señor de estas tierras dijo ariez al llegar al frente de la puerta digale que ariez llego

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tormenta en el horizonte

Mensaje por Invitado el Lun Ene 21, 2013 5:53 pm

Andagor estaba por dar la información de las tropas a Ishag cuando llamaron a la puerta.
- Mayor, lamento interrumpirlo -dijo la voz del guardia en turno al otro lado de la puerta
- Pasa - Dijo Andagor con un tono amable.
El guardia entro en la habitación y después de hacer reverencia a Lord Ishag y de que se le dio la palabra pronuncio
- Hay un hombre en la puerta que pide una audiencia con su majestad, su nombre es Ariez y insiste en que lo dejemos pasar -
Andagor miró a su amigo con gesto confundido, esperando que Ishag supiera la identidad del caballero.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tormenta en el horizonte

Mensaje por Invitado el Lun Ene 21, 2013 6:28 pm

-Dime-Dijo Ishag mirando al guardia- ¿Cómo es ese Ariez?

-Pues... Es, bastante alto, mucho más que cualquier hombre del país y parece bastante fuerte. Además, viene armado. Tiene el aspecto de los bárbaros del oeste.

-Bueno, eso algo que no te sugiero decir en su presencia ¿Viene solo?

-Si, o al menos eso es lo que parece. ¿Cuales son sus órdenes?

-Hazlo subir-Dijo el lord tras pensarlo unos instantes- y cierra el portón.

El guardia salio de la habitación tras una reverencia.

-Es un viejo compañero de viaje-le dijo a Andagor- Y algo me dice que él tampoco trae buenas noticias.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tormenta en el horizonte

Mensaje por Invitado el Lun Ene 21, 2013 7:20 pm

- Espero que sepa luchar - dijo Andagor con humor - todo amigo tuyo es mi amigo también, de hecho, tengo un extraño interés por conocer a este guerrero del oeste -
Andagor se levanto, tomo una copa nueva y se dispuso a esperar al invitado de Ishag.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tormenta en el horizonte

Mensaje por Invitado el Mar Ene 22, 2013 12:22 am

-Pues si lo que buscas es un compañero de batalla, el hombre que esta por entrar llenara todas tus expectativas. He luchado con el en algunos de los lugares mas... Inesperados, por decirlo de alguna manera. De hecho, él me acompaño en mi reciente expedición a las tierras de los trolls y justo ahora le confié una misión de vital importancia. Solo espero que haya podido cumplirla...

Dijo Ishag levantándose del asiento mientras escuchaba los pesados pasos de las botas de Aries que subía por la escalera de piedra.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tormenta en el horizonte

Mensaje por Invitado el Mar Ene 22, 2013 1:09 am

- Jajaja, un compañero de batalla es excelente - río abiertamente el Mariscal y añadio - lo que me intriga es lo que buscas tu mi buen amigo, jamas terminare de conocer a tus amigos. Solo me pregunto como te llamaran en esta ocasión -
Esta era una broma resultado de viajes y aventuras con Ishag, quien parecía conocer toda la tierra o al menos, las personas lo conocían a él, era difícil saberlo pues, Ishag no aparentaba su verdadera edad.
- Pueden ser buenas noticias después de todo, un buen motivo para brindar - y levanto su copa para chocarla con la de Ishag.


Última edición por Andagor el Mar Ene 22, 2013 4:52 pm, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tormenta en el horizonte

Mensaje por Invitado el Mar Ene 22, 2013 2:13 am

-Jajaja... Muy cierto Andagor- Dijo Ishag riendo- pero en esta ocasión conocerás a uno de los pocos a quien mis disfraces no logran engañar del todo. A él lo conocí hace ya muchos años, cuando el viejo reino seguía en pie y yo no era sino un mercenario que vagaba por tierras lejanas. Él era solo un joven en ese momento, y su rostro no mostraba la colección de cicatrices que muestra hoy día...- Dijo esto último con la vista perdida, como si al contarlo, pudiera volver a ver aquellos días- pero hace ya muchos años desde entonces, y puedo apostar a que será uno de los hombres más importantes en esta guerra... Como tu mi amigo- Continuó, haciendo una gesto con la copa a modo de reverencia- pocos hombres he conocido que merezcan mi confianza, y tu eres uno de ellos. Y si he de pelear esta guerra al lado de dos guerreros como ustedes, entonces tienes razón, son en verdad buenas noticias.

Termino levantando la copa para brindar una vez más. Al parecer esta reflexión le había animado en realidad pues una sonrisa franca se dibujo en su rostro. Si bien era el actual gobernante de Laitblani, además de pasar casi todo el tiempo sumido en esfuerzos por proteger al reino de las antiguas amenazas, Ishag era ante todo un guerrero, y la perspectiva de la batalla que tenían en frente no podía menos que emocionarlo. Y encontrar eso en alguien más, era algo que realmente disfrutaba.

-Así que salud amigo, pues tal vez no lleguemos vivos a la siguiente luna, pero aún así venderemos caras nuestras vidas para que alguien más pueda cumplir nuestro cometido.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tormenta en el horizonte

Mensaje por Invitado el Mar Ene 22, 2013 10:10 pm

ariez empujo la puerta con un manotazo no tenia tiempo que perder ishag dijo algo agitado los guerreros de hamund llegaran en tres dias y las tropas de stazioni llegara mañana dijo haciendo una pausa en ese momento se dio cuenta de que habia una segunda persona en la habitacion se sorprendio un poco pero su mensaje era urgente el problema es que los orcos estan a menos de medio dia de aqui dijo mirando a sus dos interlocutores yo me adelante para apoyar en la batalla que se avecina dijo esta ves mirando al sujeto que no conocia estiro su enorme brazo en un saludo y dijo perace que hoy seremos compañeros de armas soy ariez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tormenta en el horizonte

Mensaje por Invitado el Miér Ene 23, 2013 2:46 pm

Sin duda era un guerrero singular. Probablemente había resumido la situación en menos de un minuto y, valía todavía mas el hecho de que, había apresurado su marcha para llegar a la primera fila de la carnicería.
- Es un honor compañero Ariez - Hablo Andagor con una gran sonrisa en el rostro y dio un paso para tomar el brazo de su interlocutor - mi nombre es Andagor Ar-Arien, soy responsable de la defensa del reino y, el hecho de que pelees esta batalla a nuestro lado, es un regalo de los dioses que sinceramente no recuerdo merecer -

Dicho esto libero una carcajada de honesta emoción por la siguiente batalla. El guerrero Ariez era alto, incluso mas que el, que era de los guerreros mas altos del reino. Como Ishag había mencionado, la cara de Ariez estaba marcada por inimaginables combates de múltiples batallas, Andagor casi sintió envidia al respecto.

- Permite me llenar tu copa de vino para refrescar la garganta, seca por el largo viaje. Si medio día es todo lo que tenemos, mucho es lo que hay que discutir y poco el tiempo restante, apresuremos los preparativos - había tratado de adoptar un tono serio sin conseguirlo realmente, pues no podía ocultar la excitación.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tormenta en el horizonte

Mensaje por Invitado el Dom Feb 24, 2013 11:16 pm

-Bueno- dijo Ishag al terminar el vino de la copa- en vista de que parecen tener ganas de pelear esta noche será mejor que nos demos prisa. El día esta terminando y esas bestias llegarán dentro de poco.-agregó mirando por la ventana a las planicies- Bien, necesito que me digas con cuantas fuerzas contamos justo ahora Andagor, al parecer las cosas no han salido como esperaba.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tormenta en el horizonte

Mensaje por Invitado el Lun Feb 25, 2013 1:11 am

- Tres mil soldados, al rededor de quinientos jinetes y una docena de catapultas, toda la guardia salvo algunos mensajeros - dijo Andagor - Descuida Ishag, los mensajeros regresaran a pelear... junto con Lord Tulkas de Melaf-Din con al menos cinco mil jinetes y Lord Vicserys de los Bosques de Drulain con tres mil de los mejores arqueros - Andagor hizo una pequeña pausa solo para vaciar su copa de un trago y añadió - Otros Lores y hombres leales vendrán, sea con sus ejércitos o con su armadura, vendrán a proteger el reino - el mariscal hizo el calculo mientras tomaba el vino con el que llenaría la copa de todos - tal vez cinco mil hombres mas -

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tormenta en el horizonte

Mensaje por Invitado el Lun Feb 25, 2013 2:43 pm

eso se oye muy bien pero el problema es el tiempo y aun que todos los soldados de los que dispone el reino nos superan 5 a uno dijo ariez obeservando un mapa intentando buscar un lugar donde podrian tender una emboscada las llanura son un espectaculo en rpimavera y mas aun en laitblani pero como rayos vamos a defenderlo

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tormenta en el horizonte

Mensaje por Liu Feng el Mar Feb 26, 2013 9:59 am

A marcha incansable, un pequeño grupo de hombres montados a caballo se dirigía a las puertas de la fortaleza de Laitblani, uno de los jinetes, que portaba una gran lanza en su mano derecha, llevaba a otro hombre en su caballo, lo cual alentaba su marcha y le hacía rezagarse del resto del grupo, mismo que gritaba como loco esperando que los hombres de las murallas los notaran y entendieran lo que decían, por desgracia, aquellos jinetes manejaban un léxico que no se conocía en esa tierra…

* 开门!魔术师的伤害!我们追求的敌人!

A medida que se acercaban, podía apreciarse que no eran los únicos que cabalgaban pues detrás de ellos también iban jinetes, pero cuando estuvieron a la distancia adecuada, pudo notarse que no eran caballos los que montaban los que estaban a retaguardia… ni que eran hombres siquiera. Un grupo de guargos seguía a los jinetes con incansable sed de sangre, saltándose entre si, chocando para ganarle la presa al que estaba al lado suyo. Los orcos parecían demasiado enojados, podía verse como la rabia en su espíritu se manifestaba en sus ojos rojos y la espuma que, como los guargos que montaban, salía de su boca. Disparaban flechas a diestra y siniestra, hiriendo y matando a los guerreros de extrañas armaduras completas que traban de escapar de ellos.

Pronto el que se rezago emprendió una increíble hazaña… tras golpear a su caballo en los costados, el animal adelanto al resto de los jinetes. Todos tomaron la formación de una flecha, el de la lanza hasta el frente, misma arma que alzo a manera de orden y el resto de los guerreros se separo y dio una vuelta con dirección al enemigo…

- 保护的魔术师!-

Los guerreros empuñaron sus armas, solo dos de los jinetes siguieron hacía el castillo, mientras los otros pocos se enfrentaron al gran contingente de orcos montados, que acabaron por masacrar a los combatientes humanos...
Tan pronto como estuvieron lo suficientemente cerca de la puerta el jinete líder levanto la voz ante las murallas, mirando el avance de los orcos…

-¡Abran las puertas! ¡Soy Liu Feng! ¡El archimago ha sido herido y necesita atención médica urgente!-

Era cierto, Prydery venía detrás del guerrero dragón, tan inmóvil como un saco de harina colocado sobre el caballo. El otro jinete que mantenía el rostro cubierto sostenía en una mano su "Qiang" y en la otra el báculo del archimago...

-¡¡Diganle a Lord Felnar y a sus capitanes que ha ocurrido una desgracia y tenemos que hablar de inmediato!!-
avatar
Liu Feng
Guerrero Dragón de la Dinastía Han

Cantidad de envíos : 7
Localización : 在中東 (Medio Oriente)
Empleo /Ocio : 哪裡需要我的幫助,我會在那裡 (Donde se necesite mi ayuda, ahí estare)

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tormenta en el horizonte

Mensaje por Invitado el Miér Feb 27, 2013 12:29 am

-Bien, esa es una buena pre...- Comenzó a decir Ishag, pero fué interrumpido por uno de los guardias de la puerta que entró a los tumbos en la habitación

-Mi señor, un hombre lo busca en la puerta, viene con el Archimago y...-los ojos del guardia parecían estar a punto de salir de sus cuencas-Los persigue la avanzada del ejercito orco. ¡Jinetes de Wargos!

El lord no pudo ocultar su turbación. Le acababan de decir que el ejército orco llegaría ya entrada la noche y de pronto tenía al Archimago herido y a un grupo de jinetes a sus puertas. Las cosas no iban bien. Se quedó un par de segundos pensando que hacer mientras miraba el rostro de sus dos compañeros. Estaban tan sorprendidos como él.

-Parece que calculaste mal esta vez Ariez-dijo mirando al enorme guerrero cuyo rostro había recuperado su temple habitual.-Parece que tendremos la pelea que buscábamos-agregó desenvainando a Shagnit para salir de la habitación seguido por los tres hombres.

-¿Cuantos jinetes son?-preguntó al guardia que le había dado la noticia

-Doscientos... tal vez trescientos-contestó el hombre que parecía dudar de lo que había visto- ¿Cuáles son sus ordenes mi lord?-insistió

-Prepara a los jinetes, y envíen a todos los arqueros a las murallas. Esperen mi señal para atacar.-Dijo y volteó a ver a Andagor-Tú y Ariez vayan por los caballos, los veré en la entrada-Agregó y salió corriendo hacia la puerta de la fortaleza. Al llegar pudo ver a Liu Feng desmontando del caballo al Archimago que ahora estaba inconsciente.

-¡Liu Feng! ¿Qué demonios fue lo que pasó?




Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tormenta en el horizonte

Mensaje por Invitado el Vie Mar 01, 2013 1:30 pm

bien andagor has oido las ordenes de tu rey asi que vamos a partir unas cuantas cabezas orcas djo ariez al mariscal que parecia que no acababa de salir del estado de sorpresa por la noticia. Ariez empeso a caminar hacia la puerta bien vienes o no dijo con una sorrisa de emcion en su rostro pero pensando en la probabilidades que habria de ganar esta guerra sin un buen hechicero como el archimago o algun nigromente que estuviera con ellos en ese momento lo cierto es que tal ves esta noche logre encontrarme con mis ancestros penso mientras imaginaba el tipo de lucha que se avecinaba JAJAJAJAJA no logro contener una euforica risa bien andagor vamos o nos perderemos toda la accion ishag me lleva algunos orcos de ventaja y ademas quiero ver como manejas esa espada dijo tomando su acha y salio por la puerta

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tormenta en el horizonte

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.